Se acaban las vacaciones y el regreso a clases se hace inminente. Como padres tal vez nos reconforta un poco saber que ya los chicos dejarán de tener tanto tiempo libre, pero también comienza el estrés por la cantidad de cosas a adquirir. Entre la lista de útiles y los uniformes, seguro que los gastos serán más de lo esperado. Para que esto no ocurra, es importante tomar en cuenta algunas recomendaciones que nos evitarán gastar innecesariamente:

1Revisa.

Muchos de los artículos que usaron el año escolar pasado, pueden estar en buen estado. Sacapuntas, gomas de borrar, tijeras, pegas y hasta la mochila, con una buena lavada, son objetos que pueden seguir prestando un buen servicio. Incluso, si los zapatos aún les sirven y no están deteriorados, con lustrarse y usar trenzas nuevas, es más que suficiente.

2Recicla.

Desechar los cuadernos sin revisarlos es un error. Algunos seguramente se usaron muy poco. Con quitarles esas hojas y forrarlos nuevamente, te ahorrarás un buen dinero. Tal vez encuentres algunos creyones y lápices, a medio uso, olvidados en alguna gaveta. Guárdalos en un frasco para que puedan ser reutilizados. Si consigues hojas blancas usadas por una sola cara, organízalas en una carpeta y ponle el nombre de “Hojas recicladas”. Te serán muy útiles para cuando tus hijos tengan que practicar algunas tareas, como ejercicios de matemática.

3Camina.

Cuando está por comenzar la época escolar surgen muchas ferias con buenas ofertas. No te vayas a las primeras, camina y pide presupuesto. Algunas librerías locales te lo hacen sin compromiso.

4Al por mayor.

Si hay varios niños en la familia, o amigos cercanos, pueden ponerse de acuerdo para comprar los materiales que más se utilizan, al por mayor. Susana Yelich, titular de la asociación de Protección al Consumidor, asegura que:

“las compras comunitarias de útiles escolares producen un ahorro del 10%”.

5Compra por Internet.

Puedes conseguir buenas ofertas on line. Especialmente en aquellos artículos que te generan más gastos, como lo son las mochilas.

6Determina tu presupuesto.

Establece un límite de gasto. Si realizas tus pagos con efectivo ahorrarás más, pues evitarás las compras compulsivas. Si pagas con tarjeta de crédito, el costo de lo que adquieras se incrementará debido a los intereses que luego deberás cancelar.

7Si puedes, ve solo/a.

Si no es necesario llevar a los niños para adquirir los útiles, déjalos en casa. A ellos les gustará todo lo que ven y te harán gastar más de lo planeado.

Son muchas las estrategias que puedes aplicar. No te dejes llevar por la emoción, sé práctica o práctico a la hora de organizar el regreso a clases, así lo que ahorres lo podrás invertir en otras cosas que también beneficien a tu familia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta