compromiso amor

¿Moda o madurez? Quizá estas sean las primeras ideas al pensar en este tema (si lo ves desde un punto de vista externo), pero cuando esto se convierte en una realidad dentro de tu vida lo primero que puedes pensar en ¿estamos preparados para algo así? En este artículo no te daremos la respuesta a tal pregunta, pero te ayudaremos a tomar una decisión que deje satisfecho a ambos.

En principio, siempre es bueno que nos demos cuenta qué tanto conocemos a nuestro prospecto. Con esto me refiero a si, a parte de haber conocido a sus papás, sabemos si el hombre es una buena persona, no es egoísta, piensa en ambos, es detallista contigo, te es honesto y pare usted de contar ¿Cómo puedes saber todo esto? Bueno, eso se responde con los mismos hechos, es decir, que él te lo haya demostrado durante todo el tiempo que llevan conociéndose. Mientras más tiempo mejor.

Debes preguntarte si te sientes cómoda y segura junto a él ¿Por qué esto es importante? Porque déjame recordarte que, si aceptas la propuesta de irte a vivir con él, vas a pasar las 24 horas del día y los siete días de la semana junto a él. Por otro lado y por esa delicadeza femenina que tanto nos puede caracterizar, vamos a estar en los primeros meses con un estado tal que nos podríamos poner muy susceptibles, todo eso originado por el cambio de ambiente. Sin contar los días delicados que nos vienen cada mes. Él deberá entender eso que ya es algo natural en todas las mujeres y tú debes sentir que es así, pero además te debe hacer sentir como si eso no fuera algún inconveniente.

La vida sexual no debe ser algo olvidado. Si viven juntos tendrán más oportunidades de hacer algunas cosillas sin ningún tipo de restricción o limitante. Tener sexo con él debe ser algo que te guste hacer desde el principio, sino podrías sentirte algo incómoda.

Pensar en ambos. Esto es algo que debería estar en el primer párrafo y marcado en negritas, pero lo vamos a hablar aquí para que haya una mejor reflexión. Debes preguntarte si quieres su bienestar en todos los sentidos. Una vez que los puntos anteriores no sean inconvenientes para ti te darás cuenta que el pensar en ambos no es algo ajeno a ti. La decisión de vivir juntos implica más que la independencia familiar y llegar cuando quieras a tu nuevo hogar. Se trata de convivir con alguien a quien ves como otra parte de ti y, por esta razón, siempre pensarás en tus futuros planes con él junto a ti. Porque se trata de preocuparse por ambos, de ser un equipo y de tenerse el cariño y ser suficientemente maduros para no decaer ante la primera adversidad. Recuerda que las cosas no serán fáciles, pero si el objetivo de ambos es claro y ustedes son constantes no habrá mayor problema.

Con esto ya sabes cuál es la decisión que vas a tomar ¡Muchos Éxitos!

No hay comentarios

Dejar una respuesta