Cuesta un poco de trabajo imaginarlo pero podemos organizarnos sin problema un fin de semana fuera de casa por 100 euros (y no estamos hablando de ir al pueblo a casa de los abuelos). Vamos a ver cómo.

Comenzamos con el medio de transporte. La opción más económica a día de hoy, a no ser que pillemos alguna súper oferta, es compartir coche. Podemos ir a algún sitio que esté a 200km de nuestra casa por unos 24 euros ida y vuelta. A 200km, vivas donde vivas, tienes opciones para visitar interesantes.

Ahora vamos con el alojamiento, que suele ser la partida más elevada. Seguro que estamos de acuerdo en que por 50 euros la noche se pueden encontrar opciones de hospedaje aceptables en casi cualquier ciudad española. Pero claro, a este precio sólo nos salen las cuentas, según nuestro presupuesto de 100€, en habitaciones dobles y no queremos discriminar a ningún/a viajero/a solitario/a.

Así pues, una buena opción son los albergues con habitaciones compartidas, la cama por noche sale alrededor de 12 euros y se puede conocer a gente de todo el mundo. Si viajamos en grupo de amigos/as mejor que mejor, podremos coger habitaciones con distintas capacidades y que nos salgan bastante baratas. Hay albergues de este tipo por todos lados y algunos tienen muchísimo encanto; con buenos miradores, bares en las azoteas o piscinas.

Hasta ahora llevaríamos gastados 48€. Nos queda la mitad de presupuesto para comer y tomar unas cañitas. Alguna de estas comidas se tendrá que hacer con embutido o pasta en la cocina del albergue, pero qué más da…

¡estaremos pasando un fin de semana genial fuera de casa por 100€!

No hay comentarios

Dejar una respuesta