Donde Se Unen El Arte y La Ciencia

¿Qué puede ser mejor, para el aprendizaje humano, que ver en tamaño real, con fisonomías verosímiles y en un ambiente distinto al escolar, a los hombres y mujeres que nos antecedieron por más de 25 mil años? Si estás interesado en estos temas, este artículo es especial para ti.

No estás muy lejos de ver y conocer a un homínido o a un australopiteco, ya que en el Museo de Antropología de México existe una sala conocida como “Introducción a la Antropología”. Ahí se exponen no solo fósiles, sino que el museo cuenta con una amplia gama de representaciones, dibujos e informaciones de las más variadas que puede interesar a todo tipo de público. Esta sala es una de las primeras que podrás ubicar en el museo, el cual las ha organizado de manera cronológica para que puedas apreciar con mayor precisión lo que fue el hombre prehistórico hasta llegar al hombre mexicano y su cultura.

Allí las vitrinas poseen unos bustos súper interesantes que son el resultado de la intensa investigación evolutiva del hombre unido al arte. La manera de reflejar el cambio es tallando en madera las fisonomías de nuestros antepasados. Los artistas, creadores de los diseños, tuvieron no solo la libertad para elaborar dichas obras, sino un el acceso a las investigaciones científicas de la evolución de nuestros antepasados, lo cual le da a cada especie un carácter realista y natural. Estas piezas cuentan con un doble sentido: el emocional y el académico. Esto hace del Museo de Antropología de México de los más particulares del mundo. Una de las esculturas más conocidas es Lucy, la cual representa a una homínido amamantando a su bebé. Por otra parte se encuentra una reconstrucción esquelética del fósil de la misma mujer, la cual fue descubierta en 1974 por Donald Johanson.

Este museo no dejará de sorprenderte, ya que en la misma sala podrás encontrar un mosaico de hologramas que te enseñan los cráneos y la formas del rostro que pudieron tener los mismos dependiendo de las regiones las que hayan pertenecido.

Lo más importante de todo esto el recorrido es que los visitantes sientan una identificación con las obras y, a partir de esto, se creen los intereses por las mismas. Se trata de conocer más sobre nosotros mismos como especie y ver el grado de evolución al que hemos llegado.

No puede existir una mejor forma de ilustrar la ciencia, sino es mediante el uso del arte. No dejes de visitar este interesante museo ubicado en la ciudad de México.

No hay comentarios

Dejar una respuesta